RECIRCULA participa en el programa de voluntarios de biocompostaje comunitario en varios barrios de Pamplona

 
 
18 de diciembre de 2019

     

 
 

Nuestro Director Técnico, Andoni Uriarte, acudió como invitado por los organizadores al evento “Biocompostaje Comunitario”, con la finalidad de poder ver un modelo de economía circular en el ámbito de los bioresiduos que funcione, fomente la colaboración participativa y el entorno de lo local.

Visitamos dos modelos de gestión de bioresiduos a través del compostaje comunitario en la Comarca de Pamplona, donde la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona participa y da servicio a más del 57% del total de la población de Navarra con 3.480 familias participantes y campañas de concienciación escolar en más de treinta y cuatro colegios.

En el primero de ellos, ubicado en el barrio de San Jorge, nos explicaron que tienen activos once compostadores de más de mil litros cada uno y que la participación vecinal ha sido una base fundamental para llevar el proyecto para adelante.

Los resultados hablan por sí mismos: recogidos unos 27.000 kilos de compost de máxima calidad en este año 2019, que se repartieron en un ambiente festivo entre los participantes del programa y voluntarios.

Acto seguido, nos dirigimos al barrio de Mendebaldea. A destacar aquí una singularidad, la creación paralela de una huerta comunitaria y un “club de voluntarios” de más de una treintena de personas del barrio, para hacer realidad, desde la corresponsabilidad y la autogestión, un proyecto que combina cuatro biocompostadores con una huerta comunitaria anexa, donde la economía circular es su máxima, y todo ello a escasos metros de la Biblioteca de Navarra. Esto sí que es un claro ejemplo de integración ambiental sostenible.

Así es como pudimos ver una realidad de residuo convertido en recurso, siendo conscientes que más del 40% de la basura que generamos puede valorizarse de esta forma y que suponen más de siete millones de toneladas anuales en toda España; necesitamos fomentar la existencia de más proyectos como estos, donde la materia orgánica se transforme en valor, en recurso de calidad, como lo es el compost que sirve para abonar las huertas, los jardines …, reforzando la concienciación ciudadana y lanzando un claro mensaje: “otra forma de gestión de los residuos es posible” . El reto de valorizar la materia orgánica es de candente actualidad, aunque sigamos a la cola en los objetivos marcados tanto por la Unión Europea como por el propio Plan de Residuos de Navarra (2017-2027) , que establece que para el año 2020 tengamos selectivamente recogidos como mínimo el 50% de los bioresiduos generados.

1. Memoria anual de generación y gestión de residuos competencia municipal 2016. MITECO.

 2. Plan de Residuos de Navarra 2017-2027